Mis vecinas son unas guarras

El día de ayer si que tuve la tarde más cachonda y excitante junto a mis dos calientes vecinas que son unas perras, estas dos tías me invitaron a sus apartamento, pero ellas ya tenían planeado todo ya que desde que llegue con ellas estas se portaron de lo más cachondas.
Estas dos tetonas hicieron que terminara con la polla bien parada, así que no pude contener mi deseo sexual y termine complaciendo a ambas perras follándomelas en el sofá hasta que las hice gemir de placer, estas dos si que son unas diosas al tener sexo en grupo.